La (des)ilusión de quedarse en casa: cuando la calidad y el tamaño de la vivienda son privilegios

Fuente: NoticiasSer.pe

Gianina Saavedra. Universidad Nacional de Ingeniería, Lima, Perú.

 

Introducción| Tras más de tres meses de cuarentena y aislamiento social, las diferentes estrategias ejecutadas por el gobierno no han producido los mejores resultados. Según el Ministerio de Salud,  se registran más de 300 mil casos positivos y más de 10 mil muertes, por eso el confinamiento –ahora voluntario- y la distancia física van a continuar siendo las principales estrategias para evitar el aumento del contagio, convirtiéndose la vivienda en nuestro escudo y principal refugio. Sin embargo, quedarse en casa resulta desafiante cuando la calidad de la vivienda y el tamaño reducido no ofrecen las condiciones para hacerlo. Es así que la consigna de quedarse en casa se convierte en un privilegio, pues no todas las viviendas cuentan con las condiciones de habitabilidad óptimas; lo que puede producir estragos emocionales y económicos para sus habitantes